miércoles, 26 de noviembre de 2008

Nueva adquisición

Mi armario de bolsos tiene un nuevo inquilino:



¿No es muy mono? El caso es que a mi los dorados me gustan cero, pero este bolsito me pareció tan estupendo y ponible para ocasiones un poco más especiales, como por ejemplo estas próximas y cercanas fiestas, que no tuve más remedio que sacar la tarjeta y llevármelo a casa... Además, este tiempo atrás me compré un vestido preciosísimo de flecos que vi nada más entrar en el H&M de Príncipe Pío, y con el bolsito nuevo queda genial:



Y si ya rematamos el conjunto con unos zapatos negros de taconazo y una diadema doradita, vamos... ni que hablar tengo!




O al menos a mi me lo parece... =)


martes, 25 de noviembre de 2008

Se me olvidaba...

...que también tengo dos mini armarios más: uno para zapatos y otro para bolsos.



Y me encantan, pero ya pasa lo mismo otra vez!! mis pobres zapatos están apretaditos y eso que las sandalias de verano están guardadas... Los bolsos también están algo apretados pero no tanto. El problema es que nunca me canso de adquirir bolsos, así que creo que no tardará en estar superpoblado...

Buenas noches Príncipes de Maine, reyes de Nueva Inglaterra...





lunes, 24 de noviembre de 2008

Mi armario

Allá va. Debido al nombre de este nuevo y deseado blog (que en realidad no sabía que deseaba hasta ayer sobre las siete de la tarde), mostraré una serie de fotos:



Estas son mis dos mitades del armario del dormitorio, ya que las otras dos pertenecen a mi novio (maldición maldición doble maldición): tú sólo intentas que él también tenga ropa chula y variada, no sólo vaqueros y sudaderas, para que no se sienta mal cuando tú vas estupenda y él hecho una piltrafa, y ¿qué consigues?, pues que, aparte de que tenga ropa chula y variada, ¡¡¡¡te robe la mitad del armario!!!! maldita la hora en que le animé a comprarse ropa... Pero bueno, esto es así.



Esta otra foto es la mitad del armario del pasillo (la otra mitad es de ropa de casa), en la que están mis vestidos de verano, ropa de más vestir (que aunque me encanta y me vuelve loca me pongo poquísimo) y algún abrigo que otro. De esta mitad de armario mi novio también me roba un cacho, con sus trajes (dos) y su maravillosa chupa de cuero que adquirió hace unos diez días en Massimo Dutti, y que tiene gracias a mi, que le animé a derrochar su dinero, que malísima soy =)

Aparte de esto, tengo dos cajones en una cómoda y uno en mi mesilla. Y mientras escribía esto he pensado "¿qué tengo en mi segundo cajón de la cómoda?", así que he cruzado el pasillo y he ido a mirarlo: ¡no tengo nada, está vacío!!! ¡Es como encontrarse un billete de 20€ en un bolsillo de un pantalón!! Cuán cantidad de posibilidades me ofrece ese cajón hasta ahora olvidado...
Y además de esto, también hay un armario en la entrada con los abrigos (más de la mitad son míos), bufandas, guantes, gorros, gorras, pañuelos y sillas. Sí, sillas, es que tiene mucho fondo...

Sé que tengo mucho espacio y muchos armarios, pero como se ve en las fotos, mi ropa está un poco apretada, pobrecita... ¿No sería genial que sacasen una ley a nivel mundial que obligue a todos los constructores a construir sus mini-pisos con super-vestidores? Como le dijo mi abuela a mi hermana: ¡qué bien te lo pasas pensando! =)

Dulces sueños...


domingo, 23 de noviembre de 2008

"El Domingo"

Los domingos suelen ser un asco: se acaba el fin de semana, hay que acostarse pronto para madrugar al día siguiente (pero no tienes sueño porque te has levantado tarde) y te arrepientes de no haber hecho nada productivo durante todo el día, en mi caso, no haber estudiado nada... Pero hoy ha sido diferente porque he experimentado recetas nuevas con mi hermana y hemos estado tiradas toda la tarde moneando con el ordenador: de ahí que ahora exista este blog, y que este post se llame como se llama, porque no ha sido un domingo tan malo, ha sido divertido, porque ha sido "El Domingo".